La Sierra de Bahoruco

La Sierra de Bahoruco es una cordillera cuyo origen se encuentra en América Central, esta comienza un recorrido de varios kilómetros atravesando las aguas del mar caribe, emergiendo en la isla de Jamaica, para cruzar después el canal del viento de forma subterránea y aparecer nuevamente en Haití formando los sistemas montañosos Massif de la Hotte y Massif de la Selle, para terminar en la región Suroeste de la República Dominicana bajo el nombre que hoy conocemos (Sierra de Bahoruco).
Dentro de los diferentes atractivos que ofrece este sistema montañoso para el amante del turismo de naturaleza se encuentra el Hoyo de Pelempito, un verdadero paraíso escondido en las alturas de esta cordillera, un lugar lleno de paz y tranquilidad donde todo aquel que así lo desee podría inclusive escuchar el sonido del silencio.
Toda la superficie que ocupa esta depresión es de unos 10 km2 y tiene una profundidad de aproximadamente unos 700 mts, aunque en algunos lugares varía entre 300 a 400 mts, las montañas, alrededor, sobrepasan los 1,000 msnm.33747760_10213907345491530_2425070051515170816_n
A medida que vas ascendiendo a las montañas tienes la oportunidad de notar una de las características más llamativas que ofrece el paisaje, el proceso de transición de un bosque seco, a un bosque latifoliado, hasta llegar a un bosque de grandes extensiones de pinares.
Las temperaturas que se registran en esta zona son muy agradables, oscilando entre los 15°c y 25°c (grados celsius) y en ocasiones con descensos más pronunciados dependiendo de la estación del año.
Las condiciones de aislamiento del Hoyo de Pelempito unidos a sus heterogéneas condiciones naturales han sido responsables de que sea albergue de una gran cantidad de especies endémicas y de una rica y variada fauna y flora. Posee la mayor diversidad biológica y la más grande biodiversidad de todos los ecosistemas de la isla. Se destacan la presencia diecinueve especies endémicas de aves contabilizando un total de cuarenta y nueve especies de aves presentes, entre las que se cuenta el cuervo y el canario y los pintorescos y apreciados cotorra y perico. Entre los mamíferos habitando este imponente lugar podemos mencionar el soleándote y la jutía, endémicos de la isla y en peligro de extinción.
La flora cuenta con 1,434 especies vegetales diferentes, de las cuales 439 son endémicas. Las especies vegetales más abundante son la orquídea, cuyas especies se encuentran todas representadas en esta reserva científica y de las cuales un 10% son endémicas. Además, se destaca el aceitillo, el guano, los pinos y el palo de barraca.
Pese a su riqueza ecológica, su gran potencial turístico y el ser valorado como una de las maravillas del Caribe, el Hoyo de Pelempito no ha sido lo suficientemente explotado, quizás debido a las dificultades para acceder a él y los escasos senderos que posee para facilitar la admiración de su naturaleza.
Además de estas razones, el turismo ecológico no ha sido, sino hasta hace poco, una vía alternativa de fomento económico, amén de que la diversidad de la zona y el difícil acceso hasta ahora, dificultan la aplicación de políticas turísticas, por lo que las zonas no han sido lo suficientemente explotadas en ese orden.
El Hoyo de Pelempito, que bordea las provincias de Barahona, Independencia y Pedernales, cuenta con un mirador que dispone de baños, área de comida y senderos interpretativos y las autoridades intentan crear la infraestructura necesaria para que pueda convertirse en uno de los principales atractivos turísticos y una vía de acceso para el estudio de su flora y fauna.

En el camino a Pelempito desde las cercanías de Pedernales y Cabo Rojo, le sorprenderá senderos recubierto del mineral rojo bauxita, que ha sido históricamente explotado en la zona. Al amanecer o al caer la tarde, será sorprendido por el concentración de aves que anidan en la zona.

Fuentes: 
Turismo Verde 
Hoy Digital (Fatima Alvarez)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.