Audrys Nin. Batey 7, Barahona

Audrys Nin Reyes nació en Tamayo, pero se crió en Batey 7, Barahona, en la pobreza, con mucho calor y jugando como todos los muchachos.

Entusiasmado por uno de sus amiguitos en Batey 7, fue a una práctica de gimnasia. A ver. De inmediato quedó prendado con los saltos “mortales”. Amor a primera vista.

Su amor e interés por la gimnasia convencieron al entrenador de que el pequeño Audrys debía viajar a la capital para pasar una prueba de talento.

A sus 12 años y con un bultico por único equipaje, se presentó Audrys al pabellón de Gimnasia en el Parque del Este. Ni decir que el muchachito impresionó. Desde ese día no ha parado de practicar y prepararse.

“La gimnasia es un deporte muy completo, pero también muy complicado y muy riesgoso; tienes que desarrollar la fuerza, la técnica, la experiencia y la disciplina”.

Audrys ha representado al país en competencias internacionales elevando la dignidad de la Patria.

Su más triunfo fue en la modalidad salto a caballo de la Copa Mundial Challenge de Gimnasia Artística en París, Francia, donde logró el oro con una puntuación de 14.876.

“Soy de barrio, dice, porque tengo éxito en el deporte; soy de barrio porque he demostrado que la delincuencia no es lo primordial en esta vida; soy de barrio porque he pensado en progresar”.

Audrys sueña con convertirse en campeón olímpico en Tokio 2020.

#SomosDeBarrio

Deja un comentario