Opiniones

El asfaltado de las calles de Cabral: un poco de historia

, El asfaltado de las calles de Cabral: un poco de historia

Welnel Darío Féliz

La euforia en Cabral, en estos últimos días, a propósito del inicio del asfaltado de sus calles, ha sido colectiva y entusiasta y no es para menos, pues transmite una sensación de progreso, además de una idea de crecimiento, evocado mentalmente y proyectado a lo personal, por lo que genera bienestar.

Si bien hoy tenemos calles por doquier, la mayoría con asfalto, aceras y contenes, ellas no se abrieron en un solo momento, sino que han sido el resultado de un proceso paulatino y lento de urbanización, que inició hace unos 77 años. De hecho, hacia 1943 todas las calles del pueblo eran de tierra y piedra, sin aceras y contenes, pero en este año, según el acta 24, del 20 de octubre, el gobierno inició la petrolización de hoy calle Duarte (en ese entonces Presidente Trujillo), previa solicitud del ayuntamiento y teniendo como referente la inauguración de la carretera Cabral-Barahona, realizado poco más de cinco años antes, el 3 de abril de 1938.

En los años siguientes, el ayuntamiento inició acciones para la apertura de calles, con aceras, contenes y asfaltados. En el 1948 abrió la calle Sáez en El Llano, esta era solo un camino de herradura, con tocones y árboles, limitado al paso de animales. Hacia 1957, según el acta del ayuntamiento número 18, del 27 de mayo, a la par con la construcción del palacio municipal, se inició la reparación de algunas calles del centro del pueblo. Tres años después, en 1960, se amplió la San Andrés y se preparó la ancha calle 16 de agosto y, al mismo tiempo, la Sáez, al levantarse el barrio Las SAVICAS, tanto en el Pueblo Abajo como en los predios de la esta última. Hacia 1975, con la terminación del barrio El Llano, inaugurado el 6 de septiembre, se transformó el entorno del lugar, pues de callejuelas empedradas se erigieron manzanas con amplias calles asfaltadas, aceras y contenes, con sus casas de concreto.

Hacia 1981, después del incendio ocurrido el 6 de agosto de este año que devastó a La Peñuela, inició la construcción del barrio, que incluyó una urbanización completa con viviendas en madera, con calles asfaltadas, aceras y contenes, cambiando la vieja fisonomía de callejones empedrados y empinados que le caracterizaba. Pasado el tiempo, el asfaltado de las calles del poblado se deterioró, de allí que a principios de la década de 1980 se puso en práctica un programa de bacheo en todo el pueblo, con una mezcla, que incluía arena y petróleo (llevado en tanques de 55 galones), la que se preparaba en los solares de la familia Vicens y trasladado a los diferentes lugares.

Hacia 1989-1990, inició la reconstrucción y construcción de varias calles, que conllevó la apertura de la Desiderio Urbáez, que comunica a El Guayuyo con El Mamonal, otrora un callejón de tierra; la adecuación de las vías adyacentes y la Víctor Medrano, calle principal de Los Botaos. Asimismo, las pedregosas San Andrés y la Sáez en el tramo hacia el Pueblo Arriba, a partir de la Independencia. Hace unos quince años los callejones de Los Botaos y sitios al este de la Peñuela fueron preparados y asfaltados y aún menos tiempo se logró la comunicación vial del Pueblo Arriba con la calle Libertad en el límite oeste de La Peñuela y la que comunica a la Duarte-Libertad con la Bienvenido Féliz, en El Majagual, estas dos últimas aún sin petrolizar.  

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top