Cómo perder la vergüenza en la cama.

Elia Tabuenca

¿Te cuesta desinhibirte en la cama? Los prejuicios, la falta de confianza o la poca experiencia sexual hacen que muchas personas no se sientan del todo cómodas cuando están en la cama con sus parejas. La timidez llena las sábanas y, al final, la experiencia termina siendo monótona, poco picante e incluso aburrida. Es importante vencer cualquier bloqueo que podamos tener en el sexo para poder disfrutar al máximo de cada encuentro y conseguir explorar los límites de placer, por este motivo, en unComo vamos a darte una serie de consejos que te mostrarán cómo perder la vergüenza en la cama y que, así, puedas disfrutar de una experiencia increíble cada vez que te apetezca. ¡Rompe con tus bloqueos!img_44533_apa_281152_600

1

Uno de los principales motivos por los que tenemos vergüenza en la cama es porque no terminamos de sentirnos del todo seguros de nuestro cuerpo. Las exigencias de belleza son casi inalcanzables en el mundo en el que hoy vivimos y afectan tanto a la autoestima de las mujeres y de los hombres, por este motivo es común que te alguien sienta reparo o inseguridad a la hora de desnudarse ante su pareja de cama. Pero para poder superar la timidez y disfrutar salvajemente de la experiencia es vital que superes esta inseguridad y que aprendas a aceptar tu cuerpo viéndolo como un pozo de sensualidad.

Si tienes unos kilitos de más, celulitis o alguna cicatriz que no te gusta, ¡tranquilo/a! Piensa que nadie es perfecto y la persona que está contigo en la cama, en lo que menos se va a fijar es en si te sobran 2 kilos o si tienes algún complejo. Cuando estamos excitados, no solo la vista forma parte de la experiencia sino que todos los sentidos como el tacto o el gusto forman una parte muy activa de la experiencia, así pues, deja atrás los complejos y muestra tu cuerpo en todo su esplendor. Le encantará.

Un truco para poder ir sintiéndote más a gusto con tu cuerpo es resaltar tus atributos y, así, reducirás tus complejos. Por ejemplo, si tienes unos buenos pechos, usa un sujetador sexy o un conjunto que potencie la delantera y, así, tu pareja ni siquiera se fijará en si tienes el culo gordo o si tienes barriga, ¡estará pendiente de tus bellezas! Lo mismo si tu fuerte son las caderas, opta por un conjunto con liguero que sea la mar de sensual. Juega con tu cuerpo y explota tus virtudes para, así, disimular tus pequeños defectos.

En unComo te damos algunos consejos que te ayudarán a superar los complejos físicos.

225-2

También es importante que te dejes sentir cuando estás teniendo sexo, es decir, que no te quedes como un espectador en la cama. La timidez, a veces, puede llegarnos a bloquearnos hasta el punto de estar todo el rato pensando en cómo moverte, en qué posición colocarte o en qué hacerle para que disfrute más. Pero, esa racionalidad, esa mentalidad en la cama puede ser totalmente contraproducente y, al final, provocar que tú seas la persona que no disfrute en la cama porque no se deja sentir.

En lugar de estar pendiente de cómo está yendo todo, te recomendamos que cierres los ojos y sientas todo lo que estás viviendo: los besos, los susurros, las caricias, el estímulo sexual… Deja que sea tu cuerpo el que hable y concéntrate solo en las sensaciones dejando, así, en un segundo plano todo aquello mental y racional.

3

Para poder superar la vergüenza en la cama también es importante que conozcas tu propio cuerpo, es decir, que sepas lo que te gusta, cómo pueden tocarte para ponerte a mil o qué caricias deben hacerte para calentarte es esencial para dejarte llevar por el deseo y disfrutar de una experiencia increíble. Muchas veces, la timidez aparece porque no tenemos falta de experiencia y no sabemos muy bien cómo hacer para estar más excitados y/o excitar a nuestro compañero de cama, por este motivo, conocer el propio cuerpo y sus reacciones ante los estímulos sexuales es primordial para liberarse en la cama.

En este sentido, practicar la masturbación es una de las mejores herramientas que existen para poder conocer tu cuerpo en profundidad y, así, saber qué teclas tocar para que el encuentro sea placentero. Si te atreves a guiar a tu pareja en la cama o te tocas delante de ella harás que la vergüenza se marche para dar paso a una vivencia de lo más erótica.

En este artículo de unComo te contamos cómo masturbarse en pareja para que puedas disfrutar de este acto de forma conjunta.

4

Otra de las mejores maneras de conseguir vencer la timidez en el sexo es que te involucres activamente en el acto sexual. En lugar de dejar que sea tu pareja la que se encargue de hacerlo todo, de proponerte nuevas prácticas o de excitarte, anímate y adopta tú ese papel: sorpréndele un día en la cocina con una sesión de sexo oral, recíbele con un conjunto de lo más sexy, disfrázate con algún traje erótico como de policía, por ejemplo, para probar nuevas formas de divertirse en la cama.

Tienes que ser una persona más proactiva y, así, poco a poco irás perdiendo la vergüenza al ver lo mucho que le gusta a tu pareja esta nueva faceta tuya más divertida y juguetona. Tomar la iniciativa y llevar las riendas del encuentro sexual es básico para ir sintiéndote más seguro de ti mismo en el sexo, superar la autocrítica y disfrutar de momentos realmente increíbles.

En unComo te damos algunos consejos que te ayudarán a ser más abierta en la cama.

5

Sentirte cómodo a la hora de tener relaciones es también importante si tu problema es la vergüenza pues, por ejemplo, no te soltarás tanto la melena si estás en tu casa tranquilamente que si estás en el coche o en un lugar público. Así que si tu problema es la timidez, es importante que primero intentes superarla en un entorno en el que te sientas cómodo y seguro sin que haya prisas, sin que pueda ocurrir nada de improviso y donde estés completamente relajado. Solo así podrás dejarte llevar por tus sentimientos y acallar la mente apartándola en un segundo plano.

Ya te hemos indicado más arriba lo importante que resulta dejar de pensar y sentir más, sobre todo, para poder superar la vergüenza. Y esto tan solo podrás conseguirlo si te sientes completamente cómodo pues, en caso contrario, estarás más pendiente de todo lo demás que de tu propio placer.

Deja un comentario