Necesitamos periodismo de buena práctica…

 

Manuel Bolivar Perez

unnamed-3
Manuel Bolivar Perez

Si bien es cierto que en las últimas dos décadas en los pueblos de América Latina se ha avanzado de forma significativa en lo referente a la “Libertad de información, opinión y expresión del pensamiento”,  no es menos cierto que con el uso y la democratización de la Tecnología de la Información y la Comunicación se ha convertido el oficio  del periodismo o la comunicación social  en una verdadera inflexión, esto debido a la falta de conciencia,  de ética y sentido de profesionalidad  por parte de advenedizos que se enfocan solo en el morbo y la perturbación de la paz con las noticias que a diario de producen.

Estimados lectores, he escuchado amigos que son verdaderos profesionales formados en la comunicación social expresarse de su profesión como si esta fuera la versión humana de los tóxicos,  y es que no siempre los tóxicos son químicos, a veces son personas con actitudes, expresiones o comportamientos contaminantes que recorren nuestro entorno social de forma casi imperceptible, se van involucrando con nosotros y si no limitamos o detenemos a tiempo ese comportamiento,  terminamos convertidos en uno de ellos.

Y es que la democratización del uso de la Tecnología de la Información y la Comunicación en el ejercicio del periodismo como oficio no nos da el derecho de difamar, dañar reputación o festinar inescrupulosamente las noticias que se publican en los diferentes medios;  se hace necesario que la sociedad, los gremios  profesionales y el Estado como tal, deban revisar el  marco jurídico que regula este quehacer y que cosas tan descabelladas que van desde la simple publicación de fotos   de cadáveres en las diferentes redes sociales, hasta la intención mal sana de crear percepciones negativas en la población recurriendo a noticias infundadas en los llamados blogspot y otros medios  que afectan a personas de comportamiento intachable  y su entorno familiar.

Señores, la “Buena Practica” debe ser el principio de toda profesión u oficio, y el periodismo no puede ser la excepción,  ya que por su naturaleza hoy por hoy ha contribuido al ejercicio democrático  y ha garantizado la intención de equilibrio de los poderes del Estado;  por lo que reiteremos en que la sociedad, los gremios profesionales y el Estado deben abocarse a una revisión de la Ley 6132, sobre Expresión y Difusión del Pensamiento y la creación de un reglamento que tenga alcance hasta los empíricos usuarios de la Redes Sociales y así garantizar la objetividad y profesionalidad que debe caracterizar el ejercicio de esta profesión.

Con frecuencia escuchamos que las Redes Sociales son de uso público y que no hay forma o manera de controlar esos asuntos, lo que entre en plena contradicción con lo real o lo verdadero;  pues antes de que cualquier usuario proceda a postearse como suscriptor de una de esas redes, la aplicación le obliga a cotejar un contrato que pocos leemos, pero que protege en lo absoluto a la pagina y hace a los usuarios responsables de las opiniones o conceptos que puedan difundir en la misma.

¡Hasta la próxima entrega!

Deja un comentario