Los Premios de Oro y La Escuela de Comunicación Curso-UASD.

Luesmil Castor Paniagua.

Siendo una doble alegría y una doble satisfacción como hijo adoptivo de la provincia de Santa Cruz de Barahona (y esto con papeles como dicen en el pueblo cuando se refieren a un demente clínicamente declarado como tal), pues en el caso nuestro, tenemos nuestra certificación otorgada por el gobierno municipal.29425503_1796849360346286_2838589361361540592_n
Estas alegrías de las que hablo en las primeras líneas, son con referencia, una: a la persistencia que están teniendo los Premios de Oro de la Provincia, tan sólo el hecho de que se puedan celebrar todos los años, sin importar las altas o las bajas, las críticas crudas por un lado y las alabanzas en demasías por el otro, es una muestra de que se está imponiendo un sello social, una marca provincia, misma que más tarde que temprano dejara sus frutos socioculturales en el ámbito de la cultura regional.
Por ello los organizadores, a quienes no conozco, a quienes no le debo pleitesía, le puedo decir con la libertad que me caracteriza, que tienen que poner también el oído en la comunidad, en el pueblo, en la gente, en los nominados, en los ganadores que también tienen sus críticas positivas o no.
Decirle por demás que ya esos premios no son de los organizadores, es un espectáculo, un ritual del deleite y de la celebridad provincial de Barahona, por lo que no debieran politizarlos y muchos menos cualquierizarlos. En otras palabras nadar y saber guardar bien la ropa, o si se quiere, como se dice más popularmente, no dejar ver el refajo a lo lejos. Y esto sabemos que es difícil, por la gran maquinaria organizativa que esto implica en términos de recursos de todo tipo (económico, humanos, tecnológicos, administrativos etc.), pero ya la madurez de dicho premio puede decirle al que aporte, que por ello no necesariamente hay que premiarlos.
La otra alegría, no la hemos olvidado, esta es porque en el campo que tiene que ver con la industria mediática de la provincia o con los medios de comunicación, cada año, y se ha convertido en una constante o tendencia los muchachos y muchachas de la Escuela de Comunicación MARCA Curso-UASD están diciendo presente, acaparando la atención de la opinión pública en medio de la pujas por los premios en diferentes renglones, tanto que han estado batallando varios de ellos en un mismo renglón. Pero más aún, muchos de ellos o ellas alzándose con el premio en las distintas nominaciones.
No estamos analizando, si tal o cual es santa de mi devoción o ángel de mi siete cielos, si la selección obedeció a criterios tales o cuales, no, no, (eso lo podemos discutir después), en este caso, nos anima el hecho tan constante en que egresados o aún estudiantes de nuestra Escuela de Comunicación Curso-Barahona están en la rueda de los elegidos o por elegir y aunque no lo crean ya esta es una premiación a su espíritu emprendedor de la creación de medios alternativos en la región y específicamente en la provincia.
Tan sólo recordemos a Santa María Peña, Edgar Heredia, Benny Rodríguez, Ocelia Guevara, Leo Corniel, Omayra Mañan, Emilio Saviñón, Todos y todas Uasdianos/as ganadores de los premios en sus diferente reglones nominados. Pero además han sido nominados, otros hijos de la Escuela de la Comunicación marca UASD, como lo son Omar medina y Carlos Batista.
Sin embargo, en este 2018 es justo destacar que se alzaron con el galardón en sus respectivas nominaciones Benny Rodríguez, Ocelia Guevara, Omayra Mañan y Edgar Heredia, así como por primera vez un reconocimiento a un miembro de nuestro cuerpo docente al profesor Juan Tomás Olivero. Por lo que sin temor a equivoco, podemos resaltar que al dar la vuelta a la páginas de ya tres décadas de la instalación de la Escuela de Comunicación en La Region Enriquillo y específicamente en las entrañas de Santa Cruz de Barahona, mejor conocida como la Perla del Sur, ya los frutos se están recogiendo.
Yo, particularmente aspiro, a ver unos exitosos premios provinciales convertidos en los años por venir en: Los Premios de Oro de La Región Enriquillo.

Deja un comentario